La óptica en Jaén, tiene un punto de partida importante en el año de 1.936 cuando , un jienense, Don Antonio Amate García, inauguraba óptica Amate en plena calle de Bernabé Soriano ( La Carrera ) como comercio dedicado a la venta de óptica y fotografía a la vez que joyería. Óptica Amate desde entonces, comenzó a ofertar un servicio de óptica de precisión a los miles de jiennenses que confiaban su vista a nuestra óptica. El muestrario de gafas por aquel entonces se reducía a pocos modelos tanto en monturas como en gafas de sol, al igual que la variedad de lentes oftálmicas, las cuales eran, en su mayora, minerales; material que ya casi no se usa por sus inconvenientes tanto de peso como por posibles roturas; las lentes de contacto por aquella época aún no se utilizaban para el público en general como hoy en día.



Tras décadas de funcionamiento y sirviendo a la vez de escuela de prácticas para otros ópticos y auxiliares que luego se independizaron en la capital. En el año 1975 José M Francés Moral, inaugura un segundo centro óptico en el nuevo centro comercial de Jaén, en la calle Antón de Cuéllar, junto a la calle Navas de Tolosa.

Óptica Francés, emprende con renovada vocación y profesionalidad una atención personalizada, disponiendo del más avanzado taller de montaje, gabinete de refracción y avances tecnológicos de la época, con la primera computadora-refractmetro que permita una exacta graduación en pocos segundos de forma objetiva.

Desde el año 1.998, óptica Amate, renueva por completo sus instalaciones en Bernabé Soriano sumándose a la empresa Daniel Francés Morillas como óptico-optometrista junto a su hermano José M como auxiliar óptico. A partir de entonces ambas ópticas comienzan una andadura conjunta ofreciendo a la sociedad jiennense las últimas tendencias en moda y tecnología de productos ópticos.